Nuevo Noticia
La doctora Zoraida Ramírez representa a los médicos internistas de la Clínica Medellín que durante la pandemia han sido un ejemplo de profesionalismo con una atención integral y muy humana.


Dejar de ver a su hijo Federico durante mes y medio, y tener jornadas en las que la ronda le debía alcanzar para supervisar la salud de hasta 22 pacientes, pero al mismo tiempo gestionar las emociones de sus familiares, han sido solo algunas de las situaciones con las que ha tenido que convivir durante la pandemia la doctora Zoraida Ramírez Ortiz, médica internista de la Clínica Medellín.

“Un ejercicio médico difícil y desgastante”, pero a la vez un reto grande y significativo en sus carreras configuran la experiencia que han debido afrontar Zoraida y sus compañeros Julián Quiceno y Juan Felipe Betancur durante la atención de la pandemia por la COVID-19. Ellos integran el equipo de médicos internistas de la institución, una especialidad que ha sido clave en el servicio clínico prestado en esta emergencia sanitaria.

Su tarea

En palabras de la doctora, la del médico internista “es la especialidad más importante en la atención hospitalaria” dado que posee la capacidad de tener “una visión global de la enfermedad del paciente”.

Ellos se encargan de gestionar las enfermedades crónicas del adulto: una diabetes descompensada, una presión, un infarto, entre otras. “No se especializa en un solo órgano, sino que lo integra todo”, explica.

Zoraida lleva seis años en la Clínica Medellín, siempre en la sede Occidente. Ingresó junto a Julián Quiceno, ambos como recién egresados de la Universidad de Antioquia, pero a él lo asignaron a la sede Centro. Cuando ambas sedes se fusionaron, volvieron a trabajar en compañía.

Entre los dos y el doctor Juan Felipe Betancur se han encargado de hacer las rondas con los pacientes con diagnóstico positivo por COVID-19 o con sospechas de contagio. En algunos momentos reciben apoyo de infectología y neumología, además de un médico general, pues ha habido ocasiones en las que todas las camas UCI han estado ocupadas.

Ni siquiera en los instantes más complejos, Zoraida ha perdido su compostura, algo que resaltan de ella sus compañeros.
“Si me dicen que tengo que ver a cincuenta pacientes, no gano nada con enojarme. Nunca he tenido reparo en ver pacientes adicionales, siempre estoy dispuesta a hacerlo con la mejor actitud”, afirma.

Una tarea compleja

Más allá de las labores clínicas en las que aplica cada uno de los conocimientos adquiridos y la experiencia acumulada en su carrera, los médicos internistas han debido afrontar una tarea ardua y compleja en esta pandemia: gestionar las emociones de los pacientes y de sus familiares, en medio de una situación de angustia e incertidumbre.

“Mal que bien lo médico es lo que estudiaste y lo sabes manejar, pero el entorno social del paciente ha sido difícil. Así como uno se encuentra con pacientes con el acompañamiento de un familiar comprometido, un buen cuidador que recibe la información y se la transmite a los demás seres queridos, hay otros que no quieren venir, que llegan a la defensiva, que a pesar de que les explicamos dicen que no se les ha dicho nada, o que no les cuentan a los demás familiares por conflictos internos”, señala la doctora.

En esta situación ha influido la desinformación que circula por las redes sociales, que hace que la gente arribe al servicio con creencias poco infundadas y conductas que impactan en la atención del personal de salud.

Su refugio

En esta coyuntura, su hijo Federico y su esposo Andrés García han sido su refugio para desprenderse del desgaste.

Para salir de ese estrés, Zoraida se ha refugiado en otras actividades que le liberan la mente; la lectura ha sido una de ellas. La otra que ha disfrutado mucho es hacer postres y pulseras. También el ejercicio.

“Descansar no es irse a tirar a la cama. Esas actividades me ayudan a liberar energía”, expresa.

Zoraida y sus compañeros internistas han dado ejemplo de profesionalismo y entrega. Unos guerreros comprometidos con la salud de sus pacientes.


Artículos sugeridos

Ver más

Calificación:
Nombre:
Email:



Luis Alfonso Botero Chica
Extraordinaria calidad humana y profesionalismo; una verdadera médica en quien se confía y se tiene seguridad.
Muchas gracias por todo doctora azorada
Luis Alfonso Botero Chica
30 Mar 21
3 años 1 mes 20 días 13 horas 9 minutos

Yessica Arteaga
Se resume todo en la palabra vocación, muchas gracias doctora Zoraida por su compromiso y profesionalismo, un saludito.
2 Mar 21
3 años 2 meses 18 días 17 horas 32 minutos

Beatriz
Labor encomiable, altruista y muchas veces desagradecida cumplen estos abnegados héroes. Felicitaciones a todos y un saludo espacial a Zoraida.
18 Feb 21
3 años 3 meses 5 horas 52 minutos

José Ignacio Montoya
Un juramento Hipocrático honrado en toda la extensión de la palabra.
Produce orgullo y tranquilidad el poder contar con profesionales de la talla de estos guerreros.
Felicitaciones!!!
16 Feb 21
3 años 3 meses 2 días 5 horas 48 minutos

William Darío García C
Sé de las cualidades personales y profesionales de la Dra Zoraida. Con profesionales como ella, éstos tiempos tan difíciles para las personas, son un bálsamo y les debemos agradecer tan encomiable labor. Qué Dios la ilumine en todas sus labores.
16 Feb 21
3 años 3 meses 2 días 6 horas 30 minutos

Fernando Alberto Urrego
Gracias, Doctora Zoraida por su compromisos.
15 Feb 21
3 años 3 meses 3 días 11 horas 13 minutos

Daniel lopez
Felicitaciones por esta labor y dedicación tan hermosa
11 Feb 21
3 años 3 meses 7 días 4 horas 12 minutos

Nuevo Mi documento
Nuevo Mi documento